“Lo importante de alcanzar un Grado

es lo que demostramos con lo que hacemos y lo que somos,

es responsabilidad y ejemplo, no ostentación o distinción”

 

GRADOS

 

 

 

 

 

El Grado Blanco indica el nacimiento, el inicio. Los estudiantes de Grado Blanco se abren, limpios, en busca de conocimiento. La constancia y la perseverancia darán paso con el tiempo a la experiencia y maestría.

 

 

 

El Grado Amarillo representa el sol del amanecer, cuya energía es aprovechada para desarrollarse desde lo más humilde. Los estudiantes de Grado Amarillo ya han recibido su primer rayo de conocimiento, de abrir la mente a las enseñanzas. El buen hacer les hará seguir creciendo en capacidades.

 

 

 

El Grado Naranja representa la evolución del Amarillo, condensando la energía y el conocimiento a través del aprendizaje y la práctica. En este Grado se comienza a obtener el control de los actos y, por tanto, de los efectos. Alcanzado este Grado, ya te encuentras en condiciones de poder empezar a expresar tus experiencias. Por tanto, si tienes el coraje y la vocación necesarios, tras obtener este Grado te ofrecemos la posibilidad de poder presentarte al Curso de Profesores. También podrás realizar, si lo deseas, el Curso de Árbitros Deportivos, ya sea junto con el Curso de Grado 3 Verde o por separado.

 

 

 

El Grado Verde representa el crecimiento. La semilla amarilla se transforma en naranja en su contacto con la tierra y de ella brota el verde como símbolo de vida, que asciende hacia el cielo azul, pero que mantiene sus raíces firmemente apoyadas en sus conocimientos previos, que ya se transforman en virtudes.

 

 

 

El Grado Azul representa el cielo, el lugar donde se dirige la planta verde. Es el azul, que se extiende a nuestro alrededor y nos muestra la grandeza del mundo y la insignificancia del ser humano. El alumno que alcanza el Grado Azul comprende los conceptos de humildad ante lo que le falta, pero también comprende que sus conocimientos ya se extienden hacia el todo, le dan el vigor de la planta ya crecida, y la calma, por el amplio conocimiento que se extiende en todas sus direcciones.

 

 

 

El Grado Marrón une el cielo con la tierra, donde se vuelve a poner los pies en el suelo y se entra de lleno en el ámbito de lo tangible. Es capaz de justificar el porqué y el para qué. El marrón es el color de la madurez, el momento de aprovechar los frutos del trabajo previo, la ocasión de poder disfrutar de la paz adulta, con la condensación de la energía que emana de todo el camino transitado.

 

 

 

 

 

El Grado Negro representa el valor para avanzar en la oscuridad, para experimentan en lo desconocido, en lo imprevisto. Es el momento del “no pensar”, del “olvidar” lo aprendido, porque ya está interiorizado, y poder actuar por intuición, la cualidad que supera a la razón. Y a través de esta experiencia, comprende que solo está en el inicio, que su camino sigue mucho más allá, a través de los Danes, y que muchas veces avanzará entre las sombras para poder encontrar la luz.

 

 

 

 

 

Al llegar al Rojo-Negro comprendes la continuidad del oscuro camino, teñido de pasión y de riesgo. Eres plenamente consciente de la oscuridad de tu “vacío”, eres capaz de ponerte en marcha y asumes la responsabilidad y el control de tus actos. Así, llegas a una de las cumbres de responsabilidad, al comprender que es mejor evitar el combate que provocar daños irreparables.

 

 

 

 

 

El Rojo-Blanco es pasión teñida de paz, es energía manifestada del modo más suave, es el puño de fuego con guante de hilo. En estos Grados se alcanza la paz consciente, se vive la pasión con dulzura, se comparte lo más trascendental y lo más sencillo, porque se comprende que son lo mismo.

 

 

 

El Grado Rojo es la intensidad de la energía que nos aportan los demás, que se multiplica en nuestro interior y nos proporciona la oportunidad de devolverla, de aportarles experiencias y ser modelo de virtudes, compañero guía, juez amoroso y padre amigo.

 

 

OTROS ENLACES RELACIONADOS

 

    

.

 

WEB OFICIAL DE AMPs

 

 

Ir a la web